Todo es culpa de Marco!

Así mismo es, si algo sale mal, échenle la culpa a Marco! Todo esto de publicar este blog es simple y llanamente culpa de él. Aunque, si la cosa sale bien, le prometí los créditos.

Ja! pero como en todo, CIERTAS CONDICIONES APLICAN: No esperen fotografías impecables porque me las robo con el celular cuando puedo. Ah! y estoy muy cercana al medio de la ABSOLUTA NADA– así que no vayan a estar esperando aventuras dentro del Moma ni mucho menos. Estoy en el Ross Art Museum, O-H-I-O.

¿Qué como llegue aquí? Justin Kronewetter, ya les contaré más sobre él pero por lo pronto créanme que es como el Dr.House en el mundo del Arte, fue mi antiguo profesor de fotografía en la universidad. Se retiró hace ya unos años para dedicarse por completo a ser director de este museo. Gruñón y todo, pero le tengo un aprecio enorme, así que siempre nos mantuvimos en contacto. Desde hace un tiempo me viene diciendo que necesitaba ayuda para catalogar la colección de arte del museo y finalmente a mi se me dio la oportunidad de venirme un par de meses y despejar la mente. Desde hace ya mucho tiempo quería venir y hacer esto porque tengo para mi que, sin importar el medio, como artistas crecemos al ver a otros artistas; crecemos al nutrirnos de los que otros han hecho, de sus aciertos y de sus fracasos. Lo interesante de un museo es que la proporción de aciertos a fracasos es sencillamente abismal. Aquí no hay espacio para el fracaso. Y lo digo literalmente también– la amenaza más grande que puede tener un museo es falta de espacio adecuado (temperatura y humedad controladas) para poder guardar la colección permanente. Manejar la colección ha sido una experiencia increíble, no sólo por aprender lo que esperaba, sino también porque me ha permitido absorber una cantidad de detalles que jamás se me habrían ocurrido tomar en consideración. Un museo debe tener al menos el doble de espacio de bóveda que lo que tiene dispuesto para exposición. Pongámoslo así: a diferencia de una galería de arte, dónde el negocio está en promover una alta rotación de las piezas, la colección en un museo rara vez disminuye. Por el contrario, las piezas adquieren valor según el tiempo que han permanecido allí, y cada vez que se exhiben, se vuelven a revalorizar.

Mañana, 15 de Abril, es el último día para declarar impuestos aquí en los Estados Unidos.  Naturalmente, en un negocio donde todo se adquiere y casi nada se vende, es de esperarse que los museos viven de la generosa contribución de sus miembros y mayoritariamente de donaciones. Pero generoso tiene dos significados… todas esas donaciones son deducibles al impuesto y más aún cuando es para una organización educativa. Así que las oficinas del museo hoy estuvieron caóticas. Gente que, mientras llenaba sus planillas para los impuestos, a última hora recordaba que nos habían donado un portafolio valorado en mas de veinte mil dólares. Ca-ching!

Y en ésta parte de las donaciones es que, principalmente, entro yo. Dada la crisis financiera reciente, muchas personas se vieron en la necesidad de deshacerse de sus colecciones de arte. No solamente por ser deducibles al impuesto, sino que el mantenerlas puede llegar a ser muy costoso. El problema es que muchas de estas piezas vienen de personas que, si bien son amantes del arte, puede que no sean expertos en el tema. Mayoritariamente nos llegan pinturas o fotografías sueltas, o enmarcadas con materiales inapropiados para el archivado a largo plazo. Todos las piezas deben, ultimadamente, guardarse para perdurar en el tiempo… con materiales totalmente libres de ácido, y eso, créanme, es todo un proceso bien complejo. En varias oportunidades nos han llegado también piezas sin identificación u avalúo– en pocas palabras, el benefactor no tiene ni idea que es lo que acaba de regalar.

Hoy, casualmente, estaba catalogando cuatro piezas que llegaron hace poco en un camión. Fue hasta misteriosa la cosa porque sólo sabíamos que el cargamento provenía de parte de Peter Tillou en New York. Las 4 fotografías enmarcadas estaban firmadas atrás por Dominique Fleischmann y llevaban como título de serie, Bali in the 1930s. La búsqueda comienza… descubrimos que quien firmaba, Dominique, es la hija de Arthur Fleischmann, famoso artista nacido en Bratislava en 1896. Resulta que éste eslovaco jamás se quedó en su tierra natal, después de irse a Sur África y exponer muchos de sus trabajos allí, se muda por un tiempo a la región de Indonesia, para asentarse en la isla de Bali. De allí salen estas cuatro fotografías documentalistas, con un aire a los principios de National Geographic y un voyeurismo propio del que llega a una tierra desconocida y se encuentra por primera vez con nativos a medio vestir. Las fotos fueron reveladas in situ, en una caja de madera que Fleishmann había construido para poder imitar un pequeño laboratorio a las orillas del río. Las medimos, las catalogamos; ya al menos habíamos encontrado el autor y la fecha de las piezas. El costo? Unknown. Al rato, buscando la información para otras piezas, Justin me dice que valdría la pena revisar un catalogo de Sotheby´s, la famosa casa de subastas de arte, que le llegó hace un par de semanas. Voilá! Estaban vendiendo seis piezas de Fleischmann, cinco de las cuales yo no reconocí, pero una de ellas Dancer with Mask, estaba arriba en mi mesa de trabajo. Valor de base para la subasta $1560,00 cada una. Con qué gusto regresé a borrar el Unknown!

fleischmann_01

12 thoughts on “Todo es culpa de Marco!

  1. Divina lectura. Como de costumbre, soy tu mamá..;) como conozco la historia, de la ida y la venida. De las lágrimas incotenibles al conocer al sr Gruñon, me siento muy ligada al tabajo y por ello me deleito con los detalles de esta bitácora. Gracias le doy a Marco

  2. Niurka Sandoval

    Cristina gracias por compartir esta experiencia por demás enriquecedora con todos los que te conocemos o por lo menos tuvimos el placer de coincidir contigo. Excelente idea la del blog, creo que será una forma de aprender un poco de arte a través de ti y tus vivencias. Continua escribiendo, esto es un escape de la rutina de cada uno (sobre todo a los de venezuela nos hace falta escaparnos de esta realidad que ahoga) que nos permitirá volar hacia paises e historias desconocidas hasta el momento que tu las plasmes acá. También creo que el numero de lectores irá in crescendo a medida que pasen los dias. EXITO!…

  3. Esto está excelente!!!!! Ademas de enriquecedora, ligera y sencilla, nos llevas hasta a disfrutar en la distancia de tus pasos por el Museo, continúa haciendolo porque la culpa será de Marco pero me quedé como novia e´pueblo, esperando…. to be continue…. Demás está admirar a tu fans No 1, TU MAMA!!! siempre está a la espera de que aparezcas con algo, para apoyarte, aplaudirte y ponderarte en lo que te propongas. Bravo por ella, ejemplo a seguir!!!

  4. Hola Cristina… Interesante experiencia… estoy seguro la estas aprovechando al máximo… que bueno!!

    Y claro, excelente idea de publicar estos relatos (habrá que darle el crédito a Marco)… una oportunidad de transmitir conocimientos que muchos habremos de agradecer

    Pd. Creo que Dominique es hijo, (no hija)

    Un abrazo

    • Hola Daniel!
      Así es, Dominique en éste caso es un varón! Gracias por el dato.
      Ya trataré de hacer link a las páginas oficinas o a las galerías que representan a estos fotógrafos, para quienes quieran leer información adicional sobre el artista, puedan hacerlo. La página oficial de Fleischmann no es una maravilla, pero sirve de referencia. Dominique es ahora quien lo representa. Un beso!

  5. Cristi!
    Me encantó leer esta historia: supe de ti, conocí a tu profesor por la rendija de la puerta y aprendí de lo que estás haciendo.

    ¡Es un arte conservar el arte!

    Cuando hablaste de la entrega misteriosa del camión, me hiciste pensar en el mito del Caballo de Troya, tu experiencia fue la forma invertida en todo su esplendor.

    Leyendo tu relato, sentí como se desanda la historia de una vida, que finalmente es la historia de todos, me encantó ese Sherlock Holmes way of working que tiene tu día a día.

    Celebro tu blog!!
    PS.: Marco, que bueno que es tu culpa leer a Cristi!

  6. Betzaely Valdez

    Cristina! Un abrazo, me alegra mucho leer las líneas que relatan tu trabajo en el Museo, qué interesante, qué emocionante, qué enriquecedor.. estoy segura que aprovecharás al máximo la experiencia y deseo que puedas sacar del Sr. gruñón el máximo provecho.
    Yo, estaré por Miami una temporada también, si puedo acercarme buscaré el contacto nuevamente.
    Un besito

  7. Gracias a todos! Creo que Marco ha creado un monstruo… esto del blog puede llegar a ser un poco adictivo. Que sabroso saber que se conectan con esta experiencia, y que de alguna manera están siendo parte de ella. Gracias por los comentarios; siempre querré saber que opinan, si lograron ver el trabajo de algún artista, si les hace reaccionar de alguna manera. Intentaré crear una lista de links para que puedan revisar algunas cosas interesantes que he encontrado por internet en mi búsqueda a lo Sherlock Holmes -como bien lo pone Maiskellita– y quizás así podamos seguir creciendo a cuestas de la creatividad de otros.

    Estoy segura que llegaré con muchas anécdotas, pero sobre todo llegaré con muchas ganas de compartir lo aprendido!

  8. Criti,
    Me encanta leer tu bitácora y saber de esta aventura. Si lo ves de otra manera los profesores hacen sabatico, y tu visitas al museo. Disfruta el tiempo en OHIO. Urbana, IL no es mucho mas grande.
    Por cierto, famosos escritores (Schiller, Goethe) viajaban a Italia para escribir. Darwin viajo en el Beagle y seguro tambien algo aprendio..
    De Fleischmann…vi que era MD y que su ultima escultura fue tributo al DNA. Que no conociste a James Watson en Ohio? cool..

    • Pe! Vaya que memoria tienes! Así es, a Watson lo conocí en una conferencia que dió cerca de Los Alamos en New Mexico.
      Y tienes toda la razón, éste ha sido un sabático fenomenal. Tengo pendiente llamarte. No se que tan lejos estás de Chicago, pero pienso regresar a visitar en un par de semanas. Si es viable, me encantaría verte! Besos enormes!

  9. No me pidas nunca que haga algo como la mamá del fotografo… He movido cielo y tierra, muebles, manejado millas, etc.. pero eso.. ?? jajaja


Responder a Andreina Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*