Papa Flash — iluminando el fondo del océano

Work hard.
Tell everyone everything you know.
Close a deal with a handshake.
And have fun!
– H. Edgerton.

Llegar a ser profesor del Massachusetts Institute of Technology (MIT) no es cosa fácil. Para comenzar, debes poder estar en la capacidad de enseñar algo nuevo a estudiantes con coeficientes intelectuales superiores al promedio, muy probablemente tengas que tener un doctorado, pero sobre todas las cosas, debes tener unas tremendas ganas de descubrir el mundo que te rodea… porque en un lugar como ese, más que profesores, lo que hay son investigadores que están dispuestos a compartir sus hallazgos con  los estudiantes. Fue en ese mismo lugar donde se desarrolló mucha de la tecnología que hoy guardamos en el bolsillo… allí fue donde se inició la investigación para las memorias magnéticas que utilizan las computadoras modernas, las baterías de litio ultra delgadas, los circuitos diminutos que hacen posible la nueva generación de aparatos “nano,” y mi favorita, la fotografía de alta velocidad. Harold “Doc” Edgerton fue un ingeniero convertido en artista, y uno de los miembros más queridos en la comunidad de MIT. Llegó a ser nombrado Institute Professor, el cual es el rango más alto que la institución da a sus educadores, y además, durante su permanencia allí, desarrolló la lámpara estroboscópica que muchos fotógrafos hoy en día utilizamos como parte de nuestro quehacer diario. Si bien Joseph Plateau fue quién lo inventó circa 1830, no fue sino 100 años después que Edgerton desarrolló una lámpara electrónica de uso más simple y mucho más portátil. De ahí en adelante, dedicó su vida entera a congelar el tiempo, y fotografiar innumerables experimentos, estallidos y movimientos — fue incluso quien documentó las primeras incursiones de los Estados Unidos con explosiones de bombas nucleares. Fue tanto así una eminencia en la técnica de iluminación que el propio Jacques Cousteau, el explorador francés, lo contactó para pedir su ayuda en iluminar el fondo del mar durante sus investigaciones. Fue incluso con la ayuda de un sonar desarrollado por Edgerton, que Cousteau descubrió el naufragio del Britannic. El explorador le llamaba “Papa Flash.”

© Harold Edgerton

En incontables oportunidades he oído la discusión eterna de la técnica versus el arte. Esa crítica que muchos fotógrafos hacemos a las personas que, más allá de amor al arte, lo que tienen es unas ganas enormes de comprar equipo. Conozco el discurso: no se para que sirve ni como se usa, pero me quiero comprar uno…  lo he oído tantas veces. Y si bien la cámara no hace al fotógrafo, ni tampoco mejora ese “ojo artístico,” hay momentos en los que simplemente no podemos escapar de utilizar aparatos avanzados para poder capturar aquello que va más allá de nuestra capacidad humana. Edgerton hizo eso posible; nos permitió observar la belleza que nos rodea, y que está ahí aún cuando no podamos apreciarla a simple vista. Hoy me deleite trabajando con sus piezas — y aún cuando las conocía desde hace mucho, cada una de ellas todavía me sacaba un wow, producto de esa envidia sana que todo artista experimenta cuando ve algo que desearía haber hecho personalmente: “¿por qué no se me ocurren estas cosas a mí?

El sentido de la composición, y en muchos casos, el manejo del color que demostraba el trabajo de Edgerton provocó que sus fotografías causaran sensación en el mundo artístico. Si bien nacieron como instrumentos para la documentación de resultados, la estética del trabajo de Edgerton las separaba del resto de las ilustraciones en publicaciones sobre ciencia y tecnología. Hoy en día, Edgerton adorna las paredes de muchos museos y galerías a nivel mundial.

Tenemos unas 11 piezas en la colección, pero no nos pertenecen. Es un préstamo a largo plazo que nos hizo la gente de Palm Press, un taller en Massachussetts que se encarga de la impresión de las obras de Edgerton. Después de varias negociaciones, Justin logró que la Harold and Esther Edgerton Foundation prometiera cambiar el status de las piezas y en un futuro cercano, sean donadas en su totalidad al museo. Daría dolor tener que regresarlas… Lo cierto es que me pasé un buen rato corroborando datos, y títulos, y que mejor lugar para eso que el museo del propio MIT. Entré en una página web que dedicaron exclusivamente al legado de Edgerton en esa universidad, y una visita que realmente recomiendo, porque no sólo han publicado todas sus fotografías sino que además han escaneado sus notas, cuadernos y experimentos. Casi todas las piezas muestran sus títulos originales, pero mientras me paseaba por la galería virtual, noté que muchas de las fechas no estaban documentadas, así que le escribí una nota a la persona que está a cargo, Claire Calcagno:

harold-edgerton-cutting-the-card-quickly

© Harold Edgerton

“Dear Claire,
First of all, I wanted to thank you for making this work available and  for the effort of putting together the Edgerton Project at MIT. I currently work with the Permanent Collection of the Ross Art Museum, which is part of Ohio Wesleyan University, and where we have a few of Edgerton pieces on extended loan from the family foundation. I have used this website to confirm that the titles we have in our database are correct. However, I suggest you also make available the dates, since most pieces wont show a date thru the main gallery on your website. I think it is of upmost importance to share them simply because Edgerton’s work was avant-garde for its time, and it would remind people that it was made way before Photoshop even existed.
Hope my suggestion would be useful.
Truly, Cristina Matos-Albers”

No habían pasado más de 20 minutos cuando recibí la siguiente respuesta:

“Hello Ms. Matos-Albers,

Thanks very much for your recent message to the Edgerton “Visionary Engineer” project. Our website is a work-in-progress, and your suggestion is much appreciated. I agree with you that the iconic images should be accompanied by their dates.  I’ll be updating the site as soon as possible. I’m glad to learn that our site is being shared and enjoyed!
Sincerely yours,

Claire Calcagno,
D.Phil. Oxon Research Associate
Edgerton Online Project
MIT Museum & Edgerton Center
265 Massachusetts Avenue
Cambridge, MA 02139  USA”

El email cerraba con una cita de Edgerton: “Work hard. Tell everyone everything you know. Close a deal with a handshake. And have fun!” — Fue un tipo brillante, su fotografía así lo demuestra, pero sobre todas las cosas creo que cumplía lo que predicaba puesto que es evidente que su vida profesional estuvo llena de diversión y de compartir sus conocimientos con quienes lo rodearon.

Milk Drop Coronet, Harold Edgerton

Su vida fue extremadamente productiva; ganó también un Oscar por su cortometraje Quicker than a Wink. No logré conseguir un link para ese corto, pero aquí les dejo otro video que “Papa Flash” hizo durante uno de sus experimentos, y de donde salió su famosa pieza Milk Drop Coronet.

Flipboard

5 thoughts on “Papa Flash — iluminando el fondo del océano

  1. Cris, sigo con la insistencia de sacar jugo por la manera como escribes. El tema se saborea, lo pones en contextos atractivos para cualquier lector, no solo especialista en arte o fotografía.
    Hermosisimo, ya vi el video.
    Exitos!

  2. Cristi, super bueno esto que escribes hoy. Espero seguir aprendiendo acerca de la fotografia a traves de tus escritos una vez que regreses a venezuela.
    saludos

  3. Realmente admirable su labor y legado! De verdad no conocía su historia así que genial que la hayas compartido por acá. Gracias!
    Me encantó la cita con la que cerraron el email que te enviaron.
    Exitos y continúa con el blog, escribes finísimo 😉

    • Es un placer ir colocando aquí trabajo que me parece importante y/o al menos interesante. Genial que sirva de algo y poder tener la oportunidad de compartirlo con los demás. Gracias por leer!

  4. […] Mili, nacido en 1904 en Albania, mantuvo una larga relación con la revista LIFE, la cual lo llevó a fotografiar personalidades y eventos alrededor del mundo. Tuvo una prolífica carrera fotográfica, con literalmente miles de imágenes publicadas. Además de haber sido asistente del gran Edward Weston, Mili tuvo también la oportunidad de trabajar con Harold Edgerton en MIT para el desarrollo de la lámpara estroboscópica a la que hice mensión en el artículo Papa Flash. […]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*