La Craftsman

Tengo una bendita fijación con la caja de herramientas que de vez en cuando ronda por los pasillos del museo. No sale a menudo, sólo la sacan a pasear cuando se prepara una nueva exhibición– quizás sea por eso que me emociona verla. Por instrucciones precisas, debe permanecer fuera del alcance de los ojos del público en todo momento; es entendible, pero a mi me fascina la perolita. Si tuviese una creo que hasta un nombre bien criollo le pondría… Ramona, Chepa, Josefina?

Flipboard

2 thoughts on “La Craftsman


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*