Como resolver una situación de alto contraste con un teléfono celular.

Punta del Este · Uruguay. #BitacoraDeLugaresEncontrados. En Instagram @matosalbers

Punta del Este · Uruguay. #BitacoraDeLugaresEncontrados. En Instagram @matosalbers

Todos hemos estado en una situación similar: tocamos la pantalla del teléfono para hacer la exposición sólo para descubrir que una zona entera se va completamente a negro, o estallan los blancos. Bienvenidos al alto contraste.  Ese fue el caso de esta escena urbana que me conseguí mientras caminaba por Punta del Este. La tomé con un iPhone 5 y no, no tengo miles de apps fotográficas en el teléfono… la tomé con la genérica que trae el iOS pero creo que puedo compartirles uno o dos trucos para enfrentar estas situaciones de alto contraste y salir medianamente bien parados.

El contraste es la diferencia relativa entre las luces y las sombras. Una fotografía de alto contraste tiene, por tanto, una gran diferencia entre su punto más brillante y las sombra más profunda, y es típica de escenas con luz directa (por ejemplo, días despejados y sin nubes que puedan filtrar la luz del sol).  Son fotografías de gran impacto visual pero hacerlas también puede llegar a ser frustrante para quienes se inician en el arte de la exposición.

El medio: Con excepciones y dependiendo de lo que se quiera transmitir, el mayor reto consiste en intentar retener detalle en todas las zonas de la imagen. En ese caso, lo ideal es intentar buscar una zona media de luz para indicar que la exposición sea hecha con esa medición. Probablemente la luces altas y las sombras todavía estén fuera del punto ideal, pero tener una exposición media nos asegurará no estar demasiado lejos de ambos extremos de la imagen y nos será muy útil a la hora de revelarla.

El medio o un poquito más acá: En fotografía digital, una de las zonas más delicadas son las luces altas. Si el paso anterior sigue siendo un desastre, es preferible escoger tocar una parte de la pantalla con un valor de exposición medio-alto. Si se oscurece demasiado, recuerda que en el nuevo sistema operativo de iPhone puedes ajustar el nivel de exposición deslizando tu dedo hacia arriba o hacia abajo. Ajusta la exposición hasta que comiences a ver detalle en la zona más brillante de la imagen. Si el contraste es excesivo y te ves forzado a sacrificar alguna zona, recuerda que visualmente las sombras sin tanto detalle pueden ser más fáciles de digerir que las zonas totalmente planas y blancas.

El revelado:  Evita la tentación de click / upload. La fotografía es un proceso, una especie de ritual, una receta de abuela que tiene sus pasos por una razón. Especialmente en la vida 2.0 es fácil querer compartir de inmediato en las redes sociales la fotografía que acabamos de tomar pero absolutamente todas las imágenes deben pasar por un ligero ajuste. Es importante para todas las fotografías, pero en especial es VITAL para aquellas de alto contraste. Yo uso Photoshop Express para iPhone pero cualquier app que te permita hacer ajustes básicos de exposición y contraste te servirá. Intenta bajar el contraste en la imagen, puedes elevar ligeramente la exposición (mejor aún si la aplicación te permite elevar sólo la exposición en las sombras) pero ten mucho cuidado de no perder detalle en las zonas más brillantes de la imagen. En el caso de la fotografía que aquí les comparto me preocupé por la pared a la izquierda y el área asfaltada en la parte inferior central de la fotografía.

Filtros de revelado digital: Llámenme purista pero tampoco me gustan. Yo los evito como la plaga porque creo que cada fotografía merece un revelado propio y ajustado a sus propias necesidades. Si los usas, bien… pero te recomiendo que los evites aplicar a fotografías de alto contraste. La mayoría de los filtros aumentan el contraste y terminarás con una situación aún más extrema.

HDR: Hoy en día muchos teléfonos permiten la opción de HDR o High Dynamic Range. Al hablar de alto contraste es común que alguien suelte esto como una primera y única opción. Básicamente es una manera de hacer múltiples exposiciones de una misma escena para luego unir toda la información en una fotografía final. Personalmente no me gustan los resultados porque tienden a verse completamente irreales, pero entiendo que es una opción válida si se utiliza con moderación. Es una herramienta útil para casos extremos y la clave está en no elevaren exceso los detalles de las sombras. Quienes abusan del HDR corren el riesgo de terminar con fotografías de aspecto caricaturesco.

Tu ojo: Probablemente lo más importante es que intentes recordar como tu ojo percibía de forma natural la escena. Si bien nuestro ojo tiene un rango dinámico superior al sensor, tampoco contamos con botones de HDR ni ajustes de curvas en Photoshop. Para mi como fotógrafo, más allá de la norma exacta, lo más importante siempre es recrear escenas que me funcionen visualmente. Pueden diferir mucho o poco de lo que mi ojo percibía, pero de igual forma siempre utilizo mi ojo como referente inicial.

El alto contraste y hasta donde utilizarlo como herramienta visual en tus fotografías es subjetivo. Cuando estés en una situación similar evalúa con detenimiento la escena e intenta siempre priorizar entre los elementos. Algunas veces tu sujeto estará en las zonas altas y otras en las zonas bajas, por lo que deberás exponer acorde. Te sugiero que hagas múltiples disparos, cada uno con ligeras variaciones en la exposición, para que vayas entendiendo como difieren la manera como la cámara y nuestro ojo perciben la luz. Poco a poco tomarás la decisión de exponer de manera más intuitiva.

Por: Cristina Matos-Albers / esta fotografía fue publicada en su cuenta de Instagram @matosalbers

 

Flipboard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*