5 pasos para que Lightroom trabaje más rápido.

Un manual práctico para optimizar Lightroom cuando se está de viaje o trabajando en condiciones tecnológicamente precarias.

 

Les confieso que por lo general este no es mi típico post. Principalmente por dos razones. Uno, que a pesar de considerarme una persona tecnológica, reconozco que no soy la más experta en la materia (porque esencialmente soy usuaria de, y no creadora de…), y dos, el tema puede parecerme extremadamente aburrido. Sin embargo, hoy en día es difícil para los fotógrafos obviar completamente el tema de software y además estoy segura que por muy básico que sea lo que acá proponga, algunos de ustedes que manejen su portafolio en Lightroom, lo sabrán apreciar.

Créanme cuando les digo que esta situación en el Manual del Infierno Fotográfico está ahí arriba junto a quedarse sin batería en el “puede besar a la novia.” T-E-R-R-I-B-L-E.

Normalmente trabajo en un iMac grande, rápido, lindo, cómodo… todo anda de maravilla. En mi estudio tengo conectados dos discos duros externos, en espejo, y en ellos intento tener respaldos de todos mis archivos y de mantenerme lo más organizada posible. Trabajar en mi sitio habitual no es generalmente un problema.

Lightroom7

 

El problema de cuando se viaja (si es que puede haber algo negativo en algo tan maravilloso como viajar!) es que llevar el catálogo de Lightroom puede ser un tema bastante complicado, sobre todo si lo que se necesita es trabajar en sesiones anteriores al viaje. El iMac tampoco es buen compañero de travesía, así que la cosa se enreda teniendo que cambiar de computadora y de sistema de respaldo. Normalmente lo más sencillo es crear un catalogo temporal, y descargar allí sólo las fotografías realizadas durante el viaje, y al regreso integrar los nuevos archivos al catalogo original– si les interesa saber como hacerlo, díganme, que podré explicarlo en algún artículo posterior.

Pues resulta que he tenido un par de meses bien movidos. He estado del timbo al tambo, viajando y llevando mi trabajo a cuestas. Sin embargo, en esta oportunidad y con tanto trabajo por hacer, crear un catalogo temporal no era una posibilidad para mi. Tenía que viajar sin iMac, con el catálogo entero y además metido en un disco duro portátil. Así que acá estoy, intentando trabajar desde un pueblo en la costa del atlántico sur, con una laptop antiquísima, un disco duro conectado vía USB y un catálogo de casi 20.000 archivos RAW. Créanme cuando les digo que esta situación en el Manual del Infierno Fotográfico está ahí arriba junto a quedarse sin batería en el “puede besar a la novia.” T-E-R-R-I-B-L-E.

karina (1 of 1)Para complicar un tanto más la situación ya precaria, me tocó hace unos días fotografiar a una tenista para una revista en Argentina. Los deportes, al igual que las bodas (por ejemplo), tienden a ser situaciones donde se dispara muchísimo. Hay factores de movimiento y de timing que afectan sobremanera la manera y cantidad de tomas que un fotógrafo debe hacer. Regresar a editar ese trabajo sabía que sería extremadamente problemático bajo mis condiciones tecnológicas actuales. Evidentemente lo ideal es evitar utilizar un disco duro conectado via USB–porque tiene una velocidad de transferencia de data muy lenta- y trabajar en una computadora con un procesador lo suficientemente poderoso como para manejar todos los archivos cómodamente. Pero como no es mi caso en este preciso momento, busqué otras maneras de optimizar el flujo de trabajo. En general, el truco está en limitar la cantidad de recursos que necesita el Lightroom para andar bien, e intentar trabajar con lo esencial. Acá les dejo algunos pasos que podrán ayudarlos:

1. Carpeta de Cache:
En OSX ve a Lightroom > Preferences > File Handling y cambia el tamaño y ubicación de la carpeta para el Cache. Esta carpeta le permite a Lightroom guardar los previews de los archivos con los que estás trabajando. No quieres que sea exageradamente grande, pero como mínimo dale un tamaño similar a lo que generalmente haces por sesión fotográfica. Suponiendo que en promedio trabajas con una tarjeta de 8GB, puedes permitirle un tamaño similar a la carpeta para el cache. Adicionalmente, si es posible, cambia la ubicación de dicha carpeta para que NO esté guardada dentro de un disco duro externo.

Lightroom3

2. El tamaño de los Previews.
Si, es verdad, queremos trabajar con la mejor calidad posible y aprovechar al máximo la mejor resolución que permite el monitor brillante y gigante que nos trajo Santa… pero si estás trabajando en un monitor más pequeño, digamos 17 pulgadas en una laptop, realmente no hace falta tenerlo tan alto. Con 1440 pixeles, o inclusive 1024, podría ser suficiente. Para cambiarlo: click en Lightroom > Catalog Settings > File Handling.

Lightroom4

3. XMP
Ya que estás ahí en las configuraciones del catálogo, puedes ir al siguiente botón llamado Metadata y apagar la opción de guardar cambios al XMP. Al menos que tengas una razón para necesitar el XMP, es preferible que mantengas esta opción apagada…. muy probablemente no la necesitas, y si está encendida, el programa deberá dedicar recursos a grabar cada cambio que hagas a cada archivo.

Lightroom5

4. Optimizar el Catálogo
Si tu catalogo ya es bastante grande y pesado es buena idea que lo optimices con cierta frecuencia. Si nunca lo has hecho, puede que tarde un poco pero ayudará a que todo funcione un poco más rápido. Ve a File > Optimize Catalogo, saldrá un diálogo diciéndote que tardará un poco… hazlo, vale la pena.

Lightroom1

 

5. Render Previews

Si además de importar archivos vas a querer editar la sesión y revelarla, es importante que hagas un importante paso previo. Si cada vez que tratas de visualizar la imagen en grande te sale la palabra “loading…” y pareciera quedarse allí un rato, querrás procesar los previews antes de sentarte a trabajar. Asegúrate de tener seleccionada “all photographs” en el módulo de librería y de no tener ningún filtro activo, y luego haz click sobre Library > Previews > Build Standard Size Previews o también puedes seleccionar 1:1 Previews. Esto se tardará un largo rato en terminar, pero al momento de trabajar, hará que saltar de una imagen a otra sea mucho más rápido y sencillo.

Lightroom2

 

Voilà! Estos son los 5 pasos para ayudar a que Lightroom funcione más rápido. Les repito que son opciones viables para cuando se está editando con recursos limitados y fuera del ámbito normal de trabajo. Probablemente hay otras maneras y si tienen otras sugerencias los invito a dejarlas en los comentarios del post. Espero les sea útil… de resto, a pensar, a fotografiar.

— Por: Cristina Matos-Albers

 

Flipboard

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*